Más destinos: NuevaYorkAFondo - LondresAFondo - ParisAFondo - MadridAFondo - ItaliaAfondo

Barrio Gótico

El barrio Gótico de Barcelona es uno de los cuatro que conforman el distrito de Ciutat Vella, en el centro de la ciudad. Es uno de los más antiguos y por ello, es una zona con un pasado histórico importante y que no podemos dejar de visitar durante nuestra estancia. Cuenta con alguno de los monumentos más importantes de Barcelona, como por ejemplo la Catedral de la Santa Eulalia, conocida como la Seo, por ser la catedral de la ciudad. Es también de estilo gótico y se comenzó a construir en el siglo XIII sobre una antigua catedral románica. No es tan visitada como la Sagrada Familia, pero su ubicación y belleza hace imprescindible su visita.

En el barrio Gótico también podemos encontrar importantes joyas como los restos del templo de Cesaraugusto, las basílicas de Santa María del Mar y de la Merced, el barrio judío y el Portal del Ángel. Éste último se trata de una gran avenida donde poder encontrar todo tipo de comercios y en la que habitantes y turistas se mezclan para dar lugar a una de las calles más transitadas de la ciudad. En la zona del barrio Gótico también podemos ver la Plaza Real de Barcelona, diseñada por Daniel Molina, que conectó mediante pasajes las antiguas calles medievales que la rodeaban con la plaza. Antonio Gaudí también dio una pincelada de su peculiar estilo diseñando las farolas del centro de la misma y dando un toque personal a una de los lugares neurálgicos de la ciudad. Callejeando por la zona, llegaremos al barrio Judío de Barcelona, dentro del Gótico, y donde se ha encontrado en los últimos tiempos una sinagoga. Los judíos vivieron en esta zona hasta finales del siglo XIV, cuando les obligaron a convertirse o a marcharse de la ciudad.

Es un barrio perfectamente comunicado con otras zonas de Barcelona mediante línea de metro y colinda al sur con las aguas del mar Mediterráneo, por lo que también podrás pasear por la zona portuaria. Hasta finales del siglo XIX el barrio se mantuvo tal cual estaba desde siglos atrás, pero con la nueva planificación urbana se modificaron casas, calles y monumentos, como las murallas. Sin embargo, hoy en día todavía se puede ver parte de esa primera muralla, junto a la Catedral de Barcelona. Al ser uno de los barrios más turísticos de la ciudad, son muchos los artistas callejeros que animan los rincones de este singular barrio.